Top 10 de mis películas favoritas de todos los tiempos

Realizado con la intención expresa de ser lo más sincero posible, un top 10 me parece un trabajo de introspección bastante difícil. Ese pequeño límite, bien arbitrario además, se me aparece como un problema tan implacable que fácilmente provoca que me debata horas enteras a su alrededor. Yo no soy un sujeto que pueda declarar, automáticamente y sin titubear, que éstas son mis películas favoritas. Al contrario, para ello he tenido que devanarme los sesos. En este caso, habiendo visto decenas de películas que considero fundamentales, ¿cómo elegir únicamente diez de ellas? Más aun tomando en cuenta que soy un sujeto muy sugestionable y de un humor sumamente variable. Es como intentar hacer pasar una masa de harina a través de los orificios de un colador. ¿Es siquiera posible? Quizás algunas migajas crucen. Esas pocas partículas tenían algo que les permitía desprenderse de la masa entera. Y mi papel aquí es adoptar la función de un colador que intenta hacer pasar una masa absolutamente genial para seleccionar las partículas más maravillosas. Pues bien, me he debatido algunas madrugadas al respecto (pues, al final de cuentas, hay algo de adictivo en el proceso de introspección) y he aquí las películas que considero más fundamentales.

Al final, he decidido seguir el estricto formato del top 10 y evitar expandir el límite. Por más que me hubiera gustado, no hice un top 11, top 20 o top 100. El top 11 o 20 se vuelve irrelevante al percatarte de que la dificultad alrededor del top 10 sigue siendo básicamente la misma a pesar de que agregues más títulos sobre el lindero. Lo que concibes como tu top 10 es lo que define tu gusto cinematográfico así que, ¿cuál es el fin que buscas al presentar los títulos extras? Por otra parte, en lo que respecta al top 100…quizás se trate de una tarea que tengo que proponerme algún día. Un top 100 pretendería definir lo que personalmente concibo como la totalidad de los logros que el ser humano ha alcanzado en el séptimo arte. De esa manera, la labor de un top 100 es algo diferente de la de un top 10. En el top 100 se debe hablar en términos totalitarios (aunque sospecho que si esas fueran mis intenciones más valdría hablar de un top 500 o top 1000). El top 10 resulta, en comparación, mucho más personal y, en consecuencia, menos riguroso. Por suerte, aquí el punto no es aspirar a la totalidad e integrarla en un sistema, sino “tan sólo” intentar exprimir de esa totalidad lo que considero como lo más extraordinario.

Unido a un gran filme va siempre un gran soundtrack. Así que coloco las piezas que más me gustan de las películas de mi lista. Pues bien, aquí vamos:


10- Pulp Fiction.

super

Año: 1994

País: Estados Unidos

Director: Quentin Tarantino

Durante la década de los 90 transcurrió mi infancia y la mayor parte de mi pubertad. En ese entonces la tv. representó la influencia cultural más importante para millones de niños mexicanos, yo incluido. Por fortuna, existía un desfase importante en la televisión mexicana que provocaba que ésta sólo transmitiera películas de los años 80. Así, mi referente de Hollywood consiste fundamentalmente en películas de acción: cintas con trama ligera, llenas de cheesy one liners, usualmente ambientadas en escenarios policíacos o de ciencia ficción, y que no se tomaban muy en serio cuestiones de moralidad (en ese sentido, dichas películas contrastan con los estúpidos mensajes cursis de superación personal y de finales felices de las películas hollywoodenses actuales). Pues bien, Pulp Fiction es un resumen de todo ese espíritu ochentero: diálogos irónicos, diálogos explícitos, violencia gratuita, los personajes siempre exhiben una actitud agresiva, balazos, un katanazo, etc.

Sin embargo, la película también intentaba plasmar la “realidad” en la que creíamos encontrarnos al iniciar la década de los 90: un mundo repleto de drogas, de hoteles de paso y de restaurantes baratos donde se puede pedir un desayuno de café y huevos con tocino. En ese ambiente de “normalidad noventera” encajan a la perfección los famosos diálogos tarantinescos: diálogos donde los personajes se dedican a hablar de cualquier tontería y la cámara no se preocupa en alejarnos de ese tiempo perdido; así, nos vemos inmersos en una estúpida charla intrascendente y despreocupada como las que cualquiera puede tener con sus amigos. ¡Y, sin embargo, ser espectadores de esa plática cotidiana resulta sumamente entretenido! No es un punto muerto que uno quisiera adelantar: el corazón de la película se encuentra en esas conversaciones que en cualquier otra situación calificaríamos como totalmente insustanciales.

Quizás es únicamente nostalgia, pero nunca me aburro de observar esta magnífica estampa de los noventas hollywoodenses. Y, por ello, coloco esta película en el décimo puesto de mi lista.


9- Cinema Paradiso

Cinema-Paradiso1

Año: 1988

País: Italia

Director: Giuseppe Tornatore

Me parece que, de niño, presencié una de las partes más emotivas de la película: el momento en que el cineasta proyecta una película gratuitamente a la gente de la plaza. No sé bien qué razón provocó que esa escena se quedara bien registrada en mi memoria. Supongo que siempre he sido algo sensible al impacto de una tragedia. Muchos años después, cuando presencié este filme con plena comprensión e interés, me llevaría una grata sorpresa al descubrir que esa escena que recordaba tanto provenía de esta película.

Quiso la casualidad que, en aquel entonces, me encontrara leyendo David Coperfield, obra escrita por Charles Dickens. El tema principal del libro se resume en una palabra: madurez. Pues bien, Cinema Paradiso trata exactamente sobre lo mismo: cómo el paso para alcanzar la madurez involucra el sacrificio de gran cantidad de dulzuras. Dulzuras que algunos calificarían de irrenunciables. He ahí un dilema.

El tema del pasar de los años y de cómo un ser humano crece intelectualmente me fascina bastante. Al contrastar la cuestión con mi propio crecimiento el tópico me provoca una sensación agridulce; sensación respecto a la que soy adicto a pesar de ser en un sentido desagradable. Dichas emociones las transporta esta película a la perfección. Y el mensaje es transmitido en un escenario rural y sincero.

Existen dos versiones de Cinema Paradiso. Yo no vi la versión que se proyectó originalmente, sino una versión tipo director´s cut. Quiero creer que si hubiera visto la versión original me seguiría pareciendo una película excelente. Pero, una vez vista la versión extendida no hay vuelta atrás. La película extendida supone traición. La película normal supone amistad. Así de diferentes resultan.


8- The Bridge on the River Kwai

bridgekwai

Año: 1957

País: Reino Unido

Director: David Lean

Siempre me ha interesado la historia militar y observar la evolución de las divisiones políticas que a lo largo de los siglos sufren los países. Ello se deriva, quizás, de mi gusto por los videojuegos de estrategia donde uno simula tener el control de cómo esas fronteras cambian; sensación de planificación por lo demás bastante adictiva. Sin embargo, los filmes de guerra tienen un propósito muy distinto: ofrecer un mensaje sobre cómo la humanidad se planta de pie frente a la guerra.

Ver la guerra desde el punto de vista de sujetos individuales es muy distinto a verla desde el mapa. Naturalmente, esa perspectiva peculiar no impide que los directores intenten de todos modos diferentes propósitos con sus películas bélicas. Hay unos que ofrecen un mensaje de pacifismo como en All Quiet on the Western Front. Otros pretenden insuflar ínfulas nacionalistas como en la película Napoleon de Abel Gance. En otras películas el mensaje es ambiguo, tal es el caso de Cross of Iron, en donde no está claro si se promueve una postura de palomas o de halcones. Esas tres películas me parecen fundamentales; sin embargo en mi top 10 sólo hay lugar para un filme de guerra.

En The Bridge on the River Kwai el mensaje es acerca de la posibilidad de diálogo entre dos mundos distintos: el occidental y el oriental. El frente del Pacífico de la segunda guerra mundial me parece muy interesante por que supuso un conflicto moderno en términos de igualdad de dos modos de civilización distintos. Ambas civilizaciones generan códigos diferentes para hacer la guerra. El código occidental de extrema organización y planificación matemática contra el código japonés de honor y obediencia suicida. Ambos códigos están representados en los dos personajes principales del filme: el capitán británico POW y el jefe japonés del campamento de prisioneros. Ambos defienden su papel de una misma manera: con testarudez. Quizá el hecho de que compartan esa característica es justamente lo que permite que, conforme avanza la cinta, puedan llegar a acuerdos. Y es justamente esa manera sutilmente neutral de contar la historia lo que me lleva a considerarla como mi favorita entre todas las películas de guerra.


7- Oldboy

oldboy-poster-k

Año: 2003

País: Corea del Sur

Director: Chan-wook Park

Un amigo me decía que el futuro de la cinematografía estaba en Corea. Probablemente sea una afirmación demasiado aventurada puesto que, en general, sólo existe un tema que parece que todas las películas de ese país desean tratar: la venganza. Y no es que pretenda decir que se trata de un tópico limitado. Como nos enseña El Conde de Montecristo de Dumas, hay muchas maneras interesantes de llevar a cabo una venganza. Y las películas coreanas parecen querer alcanzar el límite en lo que respecta a formas creativas en las cuales ejecutar ese “arte”. Pues bien, la venganza presentada en esta película me parece la más original (y despiadada) de todas.

En un principio pareciera ser una clásica película de acción. Se presenta un misterio inicial del que no se espera una respuesta demasiado importante: ¿no será tan sólo una excusa para hacer explotar la energía de ese sujeto bad ass que tenemos en la pantalla? Los eslabones de la película se van conectando de manera aparentemente predecible y, entonces, al final, viene un golpe gigantesco que cambia el sentido de todo lo que el espectador acaba de ver y lo deja totalmente desarmado. Sensación que el lúgubre final no aliviará de ninguna manera.

Laugh and the world will laugh with you. Cry and you cry alone“.

Ninguna otra película coreana de venganza me ha dejado una impresión tan impactante y vaya que he visto varias que ingeniosamente se han propuesto la misma tarea.


6- Once Upon a Time in the West

Poster-Once-Upon-a-Time-in-the-West_17

Año: 1968

País: Italia

Director: Sergio Leone

Me parece que alguien a quien no le gusten los westerns no puede considerarse como verdadero cinéfilo. Éste es el género que prácticamente arrancó la industria. Y ésta es la mejor película de su estilo, incluso mejor que los superclásicos como The Good, the Bad and the Ugly, The Searchers o High Noon.

El ritmo del filme es lo esencial; no le importa tomarse todo el tiempo del mundo tan sólo para colocarnos en un ánimo expectante. Uno sabe que en cualquier momento se escuchará el sonido atronador de los cañones que caracterizan a las magnum de las películas de Leone. Sin embargo, el espectador debe tener paciencia, aprender a disfrutar la calma que presagia la tormenta. El misterio que mueve al personaje principal no es realmente importante y es hasta cierto punto imaginable. Pero el significado de la película no se encuentra ahí. Lo que realmente la hace genial es el ambiente general que proyecta a través de una excelente manipulación de quietudes prolongadas, acompañadas por la sensacional  música de Morricone. El suspenso de las escenas sólo se verá interrumpido en los veloces instantes que caracterizan la acción propia de los pistoleros.

Al final, la paciencia del espectador será recompensada con creces: podrá ser testigo de uno de los mejores showdowns de la historia del cine. Sólo superado en ese aspecto por otra película que menciono adelante.


5- Underground

Underground (EEUU)_0

Año: 1995

País: RF Yugoslavia

Director: Emir Kusturica

Creo que existe una gran similitud entre la gente de la ex-Yugoslavia y los latinoamericanos. A ambos les gusta el estridente sonido de las trompetas. Ambos gustan de las reuniones familiares repletas de personas. Ambos toman las situaciones con tranquilidad, entre bromas, albures y altos grados de alcohol. ¡Vaya! Son todas esas características de los latinoamericanos que usualmente no comparto. Sin embargo, ello no me impide encontrar el aire de familia entre la gente que puebla esta película y mis semejantes paisanos.

Lo interesante de esta película es cómo consigue retratar un país enfermo de guerra sin fingir afectación o seriedad. Por el contrario, la alegría y el humor (negro) siempre están presentes. Es muy fácil, por ello, encariñarse con los personajes principales y el filme sigue una secuencia que involucra al espectador. Uno se encuentra entonces sonriendo de sus insignificantes pleitos y sintiéndose cómplice de la pequeña traición que tiene lugar.

Los últimos minutos no son, sin embargo, fáciles de ver; aunque tengo que admitir que son ellos los que me llevan a colocar esta película en este lugar de mi lista. Retratan la violenta realidad de la guerra civil yugoslava, misma que en el momento de la filmación de la película tenía lugar. El enemigo ya no son los extranjeros nazis, muy fáciles de satanizar o ridiculizar. El enemigo ahora son los padres y hermanos. ¿Cómo responden los carismáticos personajes que uno venía conociendo hasta ahora a esta nueva situación? De una manera que encoge el corazón.

El imposible final de la película proporciona algo de alivio, al mismo tiempo que ilustra lo absurdo del conflicto en el que se vieron envueltos los ex-yugoslavos.


4- Yojimbo/Sanjuro

sanjuro-movie-poster-1962-1020199644

Año: 1961/1962

País: Japón

Director: Akira Kurosawa

Hay muchas películas de Kurosawa que hubiera querido hacer entrar a la fuerza en esta lista. Sin embargo, sólo tengo espacio para colocar una de ellas. ¡Bueno! He colocado dos, puesto que una es secuela de la otra. Aunque no es necesario ver una para entender la otra; pero se trata de la historia del mismo samurái. Pues bien, si tuviera que elegir una de esas dos películas, elegiría la de Sanjuro, puesto que involucra una intrincada conspiración cuya solución el espectador poco a poco va desenredando; sin embargo, me gusta más el tema musical de Yojimbo (algunos acordes de éste están también en Sanjuro), que por su parte se trata también de una excelentísima película. ¿Tengo que elegir a fuerzas una película aunque una sea secuela de la otra? Voy a dar por sentado que no.

Ambas películas representan, para mí, la cúspide de lo que el cine de samuráis puede alcanzar, algo así como lo que Once Upon a Time in the West representa para los westerns. Pero, a diferencia del cine de vaqueros, Kurosawa no tiene problemas en intercalar humor en todos lados con tal de demostrarle al espectador que la solución que Sanjuro encuentra a sus problemas no se encuentra en su habilidad con la espada (que es mucha) sino en su astucia. El mismo humor sirve para distinguir el grado de importancia de los personajes: con ironía se contrasta la ridícula cobardía de los campesinos y de los villanillos con respecto a la seriedad de los verdaderos samuráis. En un western eso no logra distinguirse: prácticamente todos los pistoleros tienen cara de asesinos, la diferencia sólo radica en quién tiene mejor puntería. En estos filmes de samurái, por el contrario, el espectador nota rápidamente quiénes son los lobos y quiénes las ovejas. En cada uno de los respectivos filmes sólo hay dos lobos: Sanjuro y el samurái oponente.

Es al final de Sanjuro donde uno puede presenciar el mejor showdown de la historia del cine. Sin slowdowns, sin cgs o ninguno de los trucos baratos de las películas actuales. Ni siquiera hay un tema musical que estorbe el momento. Los lobos necesitan un instante para decidir sus diferencias; déjalos en paz.


3- A Clockwork Orange

poster-a-clockwork-orange-2

Año: 1971

País: Reino Unido

Director: Stanley Kubrick

Me parece que Kubrick es mi director preferido. He visto todas sus películas muchas veces (con excepción de la primera, que él detestaba, y la última, que por algún prejuicioso motivo no me he decidido a ver).

Decidir cuál película de Kubrick colocar en esta lista representó todo un problema. Una de ellas no presentaba la menor duda. Pero hay otras que me gustan muchísimo también y no podían faltar. ¿Barry Lyndon? ¿The Killing? ¿Dr. Strangelove? ¿Full Metal Jacket? Al final, he decidido considerar A Clockwork Orange como superior a las otras puesto que transporta más el sentimiento de culpa agridulce respecto al que, como ya decía antes, soy adicto.

Por otra extraña casualidad, en el momento de ver por primera vez el filme estaba en una época que podría llamar “beethoviana”. En aquel entonces debí escuchar sus 9 sinfonías un centenar de veces. Casualidad inmensa que seguramente provocó que la película la disfrutara mucho más. No pude encontrar la versión de Wendy Carlos del Himno de la Alegría en el youtube. Esa sería mi pieza musical favorita del filme. Así que coloco otras que considero como en segundo lugar.

Creo que esta es la cinta más completa de toda mi lista. Tiene violencia gratuita, pandillas, escenas crudas, crítica al estúpido arte pop conceptual, sátira política, sátira de la psiquiatría, etc. Lo más significativo es cómo se consigue transformar las sensaciones que se sienten por el protagonista. Las personas tendrán juicios diferentes respecto al él. Unos sentirán que sólo se trata de un criminal desagradable. Otros admirarán su libertad y desenfado absoluto. Sin embargo, no importa que opinión hubieran abrigado, todos acabarán apiadándose de él al finalizar la película.


2- 2001 a Space Odyssey

2001-poster

Año: 1968

País: Reino Unido

Director: Stanley Kubrick

Ésta se trata de la mejor película de ciencia ficción que existe y ya decir eso es una afirmación descaradamente atrevida. Pero no me importa y estoy seguro de poder repetirlo de aquí a 50 años: la dificultad no radicaría en que se cumpliera mi afirmación sino en vivir esa cantidad de años. Ni siquiera tuve que pensar un instante para declarar que ésta es mi película favorita de Kubrick.

La película es una breve historia de la humanidad, de su origen y de su destino. Y es osada en lo que respecta a sus hipótesis del origen (con respecto a las cuáles estoy totalmente de acuerdo) e inspira en lo relativo a sus conjeturas sobre el horizonte futuro.

Lo mejor de la película es el tiempo que le dedica a los espacios de quietud. Minutos y minutos transcurren mientras uno observa sólo las órbitas de los satélites espaciales. ¿Y hay quienes se cansan de ver eso? ¡Estamos hablando del espacio, maldita sea! infinitamente más grande que el mayor de nuestros océanos que ya, desde nuestro punto de vista, parece una inmensidad. Si uno se inscribe para ver una película sobre el espacio y no está dispuesto a conceder tiempo a la oscuridad infinita entonces… ¿qué diablos hace en la sala?

Un amigo me comentaba alguna vez que la película está filmada con tan gran ingeniosidad y tecnología que, hasta el día de hoy, no es posible transmitir la totalidad de sus detalles totalmente en nuestros aparatos de reproducción. Ni siquiera en blu-ray. ¡Y estamos hablando de una película de casi 50 años!


1- Solaris

Solaris-Victo-Ngai-Movie-Poster-2015

Año: 1972

País: URSS

Director: Andrei Tarkovski

Hay una razón especial por la que ésta es, para mí, la mejor película de todos los tiempos. Me parece que sólo hay una manera en la que uno puede entender el verdadero significado del filme: haber perdido para siempre a la persona más importante de su existencia.

Ésta NO ES una película de ciencia ficción a pesar de que tenga todo el aspecto de serlo. En ese sentido 2001 sigue siendo en mi opinión la mejor película sobre esa temática. De hecho, la confusión puede ser mayor por el título. Solaris es también una novela de ciencia ficción de Stanislaw Lem en la que se presenta un escenario parecido al de esta cinta. En un principio se pretendía que ésta sería una adaptación de dicho libro. Pero Tarkovski, uno de los mayores genios del cine, era demasiado bueno para eso. El resultado fue esta enorme y profunda película de introspección.

Al ver el resultado, Lem estaba furioso. Él mismo admite haberse peleado con Tarkovski espetándole: “¡Tomaste mi título y te dedicaste a filmar Crimen y Castigo! ¿Dónde está la epistemología kantiana que pretendía expresar con mi obra?” (http://people.ucalgary.ca/~tstronds/nostalghia.com/TheTopics/On_Solaris.html). Pues bien, Lem, a esas palabras sólo puedo contestar lo siguiente: ¡el Crímen y Castigo de Tarkovski es muchísimo mejor que tu Solaris y la introspección personal presentada aquí es muchísimo más importante que tu epistemología kantiana!

Sólo hay un momento en el que podemos volver a conversar con nuestras personas añoradas y perdidas. En los sueños. Solaris plantea una posibilidad más. Solaris se trata de un planeta consciente que intenta dialogar con los humanos. Para ello, consigue (imperfectamente) introducirse en sus recuerdos y materializarlos. Así, una imitación de la persona añorada puede aparecer frente a uno. Ése es el argumento superficial de la película: importante para Lem; no para Tarkovski. Se trata de un detalle insignificante. Es tan sólo un medio, una excusa a través de la cual Tarkovski retrata la manera en la que nosotros proyectamos nuestra introspección hacia las personas que han dejado de existir; en cómo nos dirigimos a ellas sumidos en la culpa.

Anuncios

6 comentarios en “Top 10 de mis películas favoritas de todos los tiempos

    • No lo conocía.

      Es sorprendente lo atinado de la comprensión alienígena de lo que algunos consideramos como nuestros mayores logros cinematográficos. Desgraciadamente, el tiempo entre la desaparición humana y la visualización de nuestros productos provoca que haya gran cantidad de malinterpretaciones y que los mensajes más importantes se les escapen a esa raza superior!!

      Ah,ya en serio, espero sinceramente que hayas visto Old Boy antes de ver ese video!!!

      • Vi Oldboy hace años, cuando tú mismo me la recomendaste, por eso fue que me atreví a ver el análisis alienígena y ponerlo aquí. Hay muchos videos de ese canal que no he visto porque no he visto la película o leído el libro. Tampoco leí tu análisis de Solaris porque aún no la he visto, y no la he visto porque aún no leo el libro.

        • Bueno…tengo mala memoria.

          Ah…y no he visto el remake gringo de Solaris pero supongo que es una mierda. Me han dicho que el remake gringo de Oldboy es una mierda también…como si uno decidiera ir a ver esa de Dragon Ball Evolution…sencillamente hay cosas que no se hacen.

  1. Pingback: Los libros del 2015 | Militarizando al Cyrus

  2. Pingback: TOP 20 películas vistas en el 2016 | Militarizando al Cyrus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s